Farmacéuticas prueban vacuna para COVID-19 en humanos.
La farmacéutica francesa Sanofi y la británica GlaxoSmithKline (GSK) dijeron el jueves que habían comenzado un ensayo clínico de su candidata a vacuna para COVID-19 a base de proteínas, con el objetivo de alcanzar la etapa de prueba final en diciembre.
Si los resultados son concluyentes, Sanofi y GSK esperan que la vacuna se apruebe en la primera mitad del próximo año. Ambas empresas anunciaron en julio sus planes para colaborar con Estados Unidos en la producción de hasta 100 millones de dosis de la vacuna, y el gobierno tomó una opción de compra de hasta 500 millones de dosis más en el futuro. Gran Bretaña, por su parte, firmó un acuerdo para adquirir hasta 60 millones de dosis.
El ensayo se encuentra actualmente en un «estudio de fase 1/2» destinado a evaluar la seguridad, la tolerabilidad y la respuesta inmunitaria de la vacuna en 440 adultos sanos en 11 puntos de investigación en Estados Unidos.
La vacuna candidata utiliza la misma tecnología basada en proteínas recombinantes que una de las vacunas contra la influenza estacional de Sanofi. Se combinará con un adyuvante, una sustancia que actúa como refuerzo de la vacuna, fabricada por GSK.

Los fabricantes de medicamentos y las agencias gubernamentales de todo el mundo están compitiendo para desarrollar vacunas y tratamientos para la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, que se ha cobrado más de 861.000 vidas y ha paralizado la actividad económica en todo el mundo.
Sanofi y GSK no son los primeros en la carrera – varias vacunas candidatas ya han alcanzado la etapa final de prueba más amplia conocida como «Fase 3» – pero creen que la experiencia que tienen en los campos de las vacunas es una ventaja.
El grupo francés también está trabajando en otra vacuna candidata para prevenir COVID-19 con la empresa estadounidense Translate Bio, que se basará en una tecnología diferente llamada ARNm.
El director ejecutivo de Sanofi, Paul Hudson, dijo recientemente a Reuters que las lecturas de datos preclínicos habían aumentado la confianza del grupo en sus dos candidatas a vacunas contra el nuevo coronavirus.
Sanofi y GSK han asegurado acuerdos para la vacuna y el adyuvante con Estados Unidos y Gran Bretaña, y están en conversaciones avanzadas con la Unión Europea para suministrarle hasta 300 millones de dosis.
A principios de este mes, Sanofi dijo que un medicamento para la artritis reumatoide Kevzara había fallado como tratamiento para COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.