Cómo disfrutar las vacaciones en familia.

vacaciones

Como disfrutar las vacaciones en familia.

Es difícil encontrar un niño que no le gusten las vacaciones; las desean ansiosamente, las esperan, cuentan los días, planean qué harán, a qué amigos invitarán… entre tantas opciones posibles. Sin embargo, para algunos padres las vacaciones de sus hijos son fuente de estrés.

Hay padres que esperan las vacaciones de sus hijos porque ellos, a su vez, también pueden  descansar de la rutina escolar (levantarse más temprano para prepararles el desayuno, las viandas y uniformes; llevar y traer a los chicos del colegio, ayudar con las tareas, etc.)

 

Sin embargo, para algunos padres las vacaciones de sus hijos son fuente de estrés. Los que siguen con sus actividades laborales, deben resolver dónde y con quién estarán sus hijos en los horarios del colegio. Y los que no trabajan, a veces pueden experimentar malestar relacionado con la pérdida de su tiempo libre y el ocuparse todo el día de los niños.

Si los padres están tensos, irritables y ansiosos, sin quererlo lo transmiten a quienes los rodean. Frecuentemente recae en los hijos, quienes a su vez se alteran y comportan mal con el estrés vivenciado, formándose un círculo vicioso difícil de frenar.

 

Gran parte del estrés se genera por la sensación de no ejercer el control sobre diferentes áreas de la vida. En las relaciones laborales quizás pueden sentir que el control pasa por otra persona (un jefe, un compañero, una estructura, una organización, etc.), la vida hogareña está condicionada por ciertas exigencias que los obligan a tener que “tomar el control” aunque no quieran: los hijos, el pago de servicios, el ocuparse del mantenimiento de la casa, etc.

 

Sin embargo conviene recordar que al tomar vacaciones, es uno el que organiza y controla el tiempo de un segmento de su vida. Como resultado, al retorno de las vacaciones se transferirá parte de ese control y del sentimiento de dominio que produce, a las  actividades cotidianas.

Da igual que las vacaciones sean en otro lugar o en casa, lo realmente importante, es aprovechar el tiempo libre para vincularse, dialogar, compartir y jugar con sus hijos.

 

Objetivos para liberar tensiones y poder volver a la rutina renovados

 

  • Deja de apresurarse: física, mental y emocionalmente. La desconexión no es inmediata, se da gradualmente y generalmente se tarda entre uno y dos días en lograrlo.
  • Enfrenta la culpa por “perder el tiempo”: ésta es una de las trabas más complicadas para lograr relajación. Las vacaciones no son un lujo sino un derecho que todo ser humano tiene.
  • Suéltate, juega: disfruta o aprende a hacerlo. Son excelentes oportunidades para conectarse y conocer más a los hijos más allá de las rutinas.
  • Familiarízate con la serenidad: los deportes y ejercicios son recreos para el cuerpo, la relajación y los juegos son recreos para la mente.
  • Cuanto más descanso y relajación consigas durante las vacaciones, mejor repercutirá después en tu vida cotidiana y/o laboral.
  • Cuando noten que se están estresando en su tiempo libre, les será útil  recordar cómo los niños esperan y disfrutan del período sin obligaciones, desconectándose de las rutinas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.